¿Sabes Cómo Puedes Retrasar Tus Ganas De Respirar De Forma Segura?

buceador sintiendo ganas de respirar y su coachLas ganas de respirar son reacciones de tu cuerpo pidiéndote que detengas la apnea.

Cuando haces cualquier actividad, tu cuerpo consume oxígeno y genera dióxido de carbono. Consigues O2 nuevo al inspirar y eliminas el CO2 al expirar. Cuanto más intensa sea la actividad que realizas, más oxígeno necesitarás y más CO2 estarás produciendo, por lo que tendrás que respirar más rápido.

Mientras haces apnea, tu organismo no puede obtener oxígeno nuevo ni desprenderse del CO2. A medida que este se acumula y sus niveles suben, el cuerpo intenta expirar para librarse de él.

En ese momento puedes sentir diferentes estímulos. Espasmos o contracciones del diafragma, ganas de tragar, presión o calor en el pecho son los mas habituales, pero no las únicos. Tu cuerpo reacciona de esta forma intentando hacerte expirar para expulsar el exceso de CO2.

Esto es lo que se conoce como ‘voluntad de respirar’ o ‘ganas de respirar’.

Si no estás acostumbrado a hacer apnea, sentirás la voluntad de respirar poco después de empezar. A medida que te vayas habituando, las ganas de respirar aparecerán cada vez más tarde.

Aprender a moverte de forma eficiente también es importante. Cuanto menos oxígeno consumas durante tu apnea, menos dióxido de carbono generarás, por lo que la voluntad de respirar tardará más en aparecer.

Los principiantes identifican las ganas de respirar como el fin de la apnea

Cuando eres nuevo en este deporte, es complicado continuar la apnea después de sentir las ganas de respirar. Seguir aguantando la respiración mientras sientes todos esos estímulos tan incómodos es difícil.

Con entrenamiento, podrás seguir aguantando la respiración después de sentir la voluntad de respirar, guiándote por otras señales para saber cuando tienes que terminar la apnea.

Es muy importante que progreses poco a poco. Dale tiempo a tu cuerpo a acostumbrarse a la apnea. Y date tiempo a ti mismo para descubrir las distintas sensaciones que experimentas cuando haces apnea y lo que significan.

Recuerda que cualquier entrenamiento que hagas en el agua debe ser supervisado por un compañero.

El oxígeno y el dióxido de carbono

Como acabas de ver, lo que desencadena la voluntad de respirar es la acumulación de dióxido de carbono en el cuerpo y no la reducción de oxígeno. Por lo que la forma de conseguir retrasar las ganas de respirar es reduciendo la producción de CO2.

Puedes conseguir esto manteniéndote relajado (física y mentalmente), reduciendo al mínimo tus movimientos y pensamientos mientras estás bajo el agua, y haciendo que todos tus movimientos y tu posición corporal sean lo más eficientes posible.

¿Qué sientes tú cuando te llegan las ganas de respirar? ¡Deja un comentario y cuéntame cualquier experiencia personal relacionada con la voluntad de respirar!

 

Fuentes:
Cursos de apnea AIDA 2* y 3*
Curso de Apnea, Umberto Pelizzari y Stefano Tovaglieri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Buceando LIbre utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, te das por enterado y consientes su uso.

ACEPTAR