7 Razones Para No Compensar Con La Maniobra De Valsalva Y Aprender Frenzel Hoy

maniobra de Valsalva

Foto: EspaldaYCuello.com

¡Hola!, ¿qué tal? ¿Eres de los que utilizan la maniobra de Valsalva cuando hacen apnea? Pues hoy voy a intentar convencerte para que dejes de hacerlo y aprendas a compensar usando la maniobra de Frenzel (puedes leer un artículo sobre la maniobra de Frenzel aquí).

¿Qué vas a encontrar en este post?

  • Definición de la maniobra de Valsalva.
  • Cómo descubrir si la estás utilizando.
  • Por qué falla al llegar a determinada profundidad (razones 1, 2 y 3 para no usarla).
  • 4 razones más para no compensar con esta técnica.
  • Origen

La maniobra de Valsalva es la forma más básica de compensar el oído medio cuando se bucea. Se agarra la nariz con fuerza, cerrando la salida de las fosas nasales. Después se intenta soplar a través de ella, manteniendo la boca cerrada.

El aire se empuja a los oídos contrayendo el abdomen.

¿Cómo sabes si estás utilizando la maniobra de Valsalva?

Ponte frente a un espejo con una mano en el abdomen.
Compensa como lo harías si estuvieses bajo el agua.

  • ¿Tienes una mano agarrando la nariz?
  • ¿La parte superior de tus fosas nasales se está inflando?
  • ¿Sientes presión en los oídos y/o un pequeño chasquido en ellos?
  • ¿Sientes tensión en el abdomen?

Si respondes afirmativamente a las cuatro preguntas, estás utilizando la maniobra de Valsalva para compensar.

¿Por qué falla la maniobra de Valsalva?

Es necesario movilizar una gran cantidad de aire desde los pulmones al oído medio. Y cuanto más profundo vayas, mayor es el esfuerzo que debes realizar con el abdomen para enviar aire al oído.

Alcanzada una determinada cota, es posible que tu esfuerzo no sea suficiente para mover el aire y no seas capaz de compensar con esta técnica.

Es una maniobra lenta. Si estás descendiendo rápido, es posible que tus oídos no tengan tiempo suficiente para ser compensados.

Otras razones por las que usar la maniobra de Valsalva es desaconsejable durante la apnea

  • Es muy agresiva para el oído. Existe la posibilidad de lesionarte si soplas con demasiada fuerza o si la intentas realizar a demasiada profundidad.
  • El hecho de contraer el abdomen afecta negativamente a la relajación. Al bucear en apnea debes buscar estar lo más relajado posible.
  • Eleva la frecuencia cardíaca y modifica la presión arterial. Al inicio de la maniobra sube, pero después cae de forma brusca, haciendo que la presión parcial de oxígeno en sangre disminuya (tu nivel de oxígeno es menor).
  • Es habitual que, si el buceador retira la mano de la nariz después de compensar, parte del aire movilizado se escape por la nariz, siendo desperdiciado.

Origen

Fue creada en el siglo XVIII por el médico Antonio María Valsalva para tratar infecciones en el oído medio. Perforaba el tímpano del paciente, les hacía reclinar la cabeza hacia adelante e intentar soplar con la boca y nariz cerrados. De esta forma, el pus era expulsado del oído medio.

¿Te he convencido? ¿Me prometes que vas a dejar de compensar con la maniobra de Valsalva a partir de hoy? ¡Déjame un comentario para que me entere!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Buceando LIbre utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, te das por enterado y consientes su uso.

ACEPTAR