4 Consejos Sobre Postura Corporal Que Mejorarán Tu Rendimiento En Apnea Y Pesca Submarina

Hola, ¿cómo va todo? Hoy voy a hablarte de uno de los puntos débiles de la mayoría de los pescasubs: la postura corporal en el agua.

Mejorando algunos detalles en tu forma de moverte, conseguirás inmersiones más confortables y más eficientes. También reducirás molestias musculares tras tu jornada de pesca o apnea.

No estires el cuello durante el descenso o el ascenso

Los pescadores submarinos tendemos a bucear con el cuello estirado, mirando al fondo. Esto puede ser adecuado si estás buceando en muy poca agua (3 o 4 metros) y necesitas evitar chocar contra el fondo. También si ya has visto un pez desde la superficie y no quieres perderlo de vista.

Pero esto no es recomendable si vas a bucear a más profundidad o no hay ningún pez localizado desde la superficie que quieras pescar ‘a la caída’. Es más conveniente mantener el mentón cerca del pecho y la mirada ‘al frente’.

De esta forma mantienes la espalda recta y sin tensiones, y el cuello relajado. Tu trayectoria es más vertical y tu compensación mejora, al estar la musculatura que rodea a los oídos en una posición natural.

apneista con el cuello estirado creando una mala postura corporal

Si buceas mirando al fondo, tendrás una postura corporal ‘aplatanada’ y caerás al ligeramente en diagonal. El tiempo de descenso es mayor y desperdicias energía durante esos segundos extra de bajada. La tensión en el cuello también provoca un mayor gasto de oxígeno.

Puedes estirar el cuello, para localizar el lugar donde quieres caer o ver si hay algún pez, cuando ya estés cerca del fondo.

También es conveniente que mantengas esta misma postura corporal al ascender para evitar tensiones. Puedes mirar hacia arriba en la última parte del ascenso, si existe riesgo de chocar contra algún objeto de la superficie.

Mantén el brazo que compensa pegado al pecho

Durante el descenso, la mayoría de los apneístas necesitan usar la mano para compensar (algunos pueden hacerlo sin usarla, aunque no es lo habitual). Si necesitas usar la mano, deberías mantenerla en la nariz durante todo el descenso para evitar saltarte alguna compensación. Así también te ahorrarás el movimiento de ponerla y quitarla cada poco tiempo.

Cuando tengas la mano en posición de compensar, mantén el codo pegado al pecho. No lo dejes que sobresalga del cuerpo, formando un ángulo de 90º respecto al tronco.

apneista con mala postura corporal debida al brazo que usa para compensar

Foto: Elen César

Con el brazo y el codo pegados al pecho, serás más hidrodinámico y tendrás una mejor velocidad de descenso. Por el contrario, si mantienes una postura corporal con el codo sobresaliendo, ofrecerás más resistencia al agua. Esto frenará tu descenso y originará más vibraciones que pueden alertar a los peces que están por los alrededores.

Mejora tu técnica de aleteo

Un error muy común al aletear es mover las piernas como un pedaleo en bicicleta. Suele darse si tienes tendencia a escoger aletas más duras de lo que es conveniente para tus características corporales. También si nadas mucho en superficie, por querer evitar que las aletas salgan del agua.

De esta forma, la aleta no trabaja correctamente y no te da todo el empuje que podría ofrecerte. Estás desperdiciando energía moviendo las piernas de una manera que no te aporta nada.

apneista aleteando mal

La forma correcta de aletear es manteniendo los tobillos estirados y las rodillas estiradas. El movimiento no nace de las rodillas. Se origina en las caderas, empujando al frente como si quisieras pegar una patada.

Esta técnica requiere práctica y suele hacerse difícil si ya llevas muchos años aleteando mal. Tu musculatura no está acostumbrada a trabajar de esta forma. Te costará adaptarte al principio.

Aunque hay que ser realistas. Es casi imposible mantener un aleteo con la pierna estirada al 100% en todo momento. El objetivo será el de evitar el pedaleo y minimizar la flexión de la rodilla todo lo posible.

Las aletas más duras no siempre son las mejores

Muchos pescadores submarinos tienen tendencia a pensar que las mejores aletas son las más duras, especialmente los de la vieja escuela. Pero esto es totalmente falso.

Si tienes una aleta demasiado dura, no vas a ser capaz de moverla con una técnica adecuada. Esto causará que aletees mal y la aleta no trabajará bien. Al final, sólo vas a desperdiciar energía.

La dureza de la aleta debe ser acorde a tu peso y musculatura del tren inferior. En caso de duda, es preferible optar por una aleta un poco más blanda que por una más dura. Podrás moverla correctamente y hacerla trabajar bien, obteniendo todo su potencial.

Y tú, ¿ya has corregido tu postura corporal? ¿Conoces más errores habituales en la técnica de los apneístas y pescasubs? Comparte tus pensamientos conmigo, ¡deja un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Buceando LIbre utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, te das por enterado y consientes su uso.

ACEPTAR